#HermanMiller Associate Dealer Spain Naugthone – Colebrook Bosson Saunders – Maars Living Walls – Famo – Offecct – Caimi Brevetti – #Vitra

Madrid +34 914 917 667
Barcelona +34 633 033 885
distritohm@distritohm.com

SHOWROOM
Calle Albasanz, 15
Edificio A, Planta Baja
Madrid, 28037

Distrito HM

Evolución de la silla de oficina

A medida que nuestra sociedad se volvió menos agraria y comenzó la subida hacia la Revolución Industrial, las empresas tuvieron que repensar el entorno laboral y desarrollar nuevas herramientas para ayudar a los empleados, como la silla de oficina.

La silla de oficina se creó para resolver el problema fundamental de acomodar a los empleados que trabajan largas horas en una oficina. Hoy en día, el trabajador de oficina moderno pasa más de 40 horas trabajando duro y gran parte de ese tiempo se pasa en una silla, lo que hace que la búsqueda de la combinación correcta de forma y función sea más importante que nunca.

Historia de la silla de oficina

Silla Curul

Los historiadores afirman que la primera silla de oficina se remonta hasta Julio César. El emperador romano llevaría a cabo negocios oficiales mientras estaba sentado en una «silla de curul«. 

La primera silla de oficina es la curul
El actor Edwin Booth en Hamlet, usando una silla curul

Aunque otros líderes, magistrados y sacerdotes también usaban esta silla, César finalmente distinguió su silla llevándola a donde quiera que fuera (excepto al teatro, donde llevaba su silla dorada, para estar a la altura de los dioses). Su silla de «oficina» era transportada justo al lado de su corona y otros objetos de valor.

A lo largo de los siglos, la silla de oficina asumió fines más utilitarios. 

A principios del siglo XIX, a medida que los viajes en tren se hicieron cada vez más populares, los vagones de tren estaban equipados con los sillones de muelle Centripetal diseñados por Thomas E. Warren y fabricado por la American Chair Company con sede en Troy, Nueva York. 

La silla centripetal para los trenes sentó las bases

A medida que las empresas utilizaban los viajes en tren como una forma de expandir su territorio, se dieron cuenta de la necesidad de una silla de trabajo que permitiera a los empleados completar las tareas administrativas mientras estaban en tránsito. 

La silla Centripetal estaba equipada con muelles para ayudar a absorber los baches asociados con los viajes en tren y permitir que los negocios continúen como de costumbre incluso mientras estaban en los rieles.

En los años previos a la Revolución Industrial, las sillas de oficina ya se estaban utilizando como herramientas para aumentar la productividad. 

Thomas Jefferson podría haber inventado la primera silla giratoria de la historia, y la leyenda dice que escribió su Declaración de la independencia desde esa primera silla.

Jefferson había llegado a la conclusión en algún momento de 1774 o 1775 que la silla Windsor que había estado usando para trabajar mientras redactaba la Declaración de Independencia en Filadelfia no le ofrecía suficiente movimiento, por lo que decidió crear algo que lo hiciera. La modificación de una silla giratoria implicó la introducción de un husillo de hierro entre la mitad superior e inferior, lo que permitió que la silla girara.

La silla de Thomas Jefferson fue la primera en tener asiento giratorio
Aunque Jefferson nunca añadió un tablero para escribir, esta silla Windsor de los años 1775-76 utiliza su invención. Fuente

Jefferson estaba tan ocupado con su invento que se lo llevó consigo cuando regresó en 1776 a su plantación en Monticello, Virginia. Jefferson hizo una serie de modificaciones en su diseño de la silla giratoria, incluyendo reemplazar las patas originales con bambú e introducir una superficie de escritura en uno de los brazos.

Darwin fue el primero en añadir ruedas a su silla para poder desplazarse a cualquier parte de su estudio sin tener que levantarse
La silla de Charles Darwin en el Wellcome Institute Library, London, con un ejemplar de El origen de las especies.

A Charles Darwin a menudo se le atribuye la idea de poner ruedas en su silla de oficina (evolucionando la idea de Thomas Jefferson) para que pudiera deslizarse por su oficina y llegar a diferentes partes según fuera necesario.

Una vez que la Revolución Industrial se asentó, las empresas comenzaron a ser aún más conscientes de los entornos de oficina y comenzaron a buscar formas de permitir que los empleados trabajaran más horas. 

La silla de oficina fue fundamental para proporcionar mas comodidad para que los trabajadores experimentaran menos fatiga a lo largo del día.

Otto von Bismarck es otro famoso patrón de la silla de oficina que ayudó a popularizar la silla. Durante su gobierno, distribuyó sillas de oficina en todo el parlamento, lo que reforzó una tendencia creciente. 

Silla chiavari

En 1807 el marqués Stefano Rivarola le encargó a Giuseppe Gaetano Descalzi el rediseño de la silla parisina de estilo imperio con materiales más baratos y ligeros. La ubicación del ebanista, en Chiavari, le dio nombre a la silla, que pronto se popularizó dando lugar a la creación de decenas de fábricas que copiaban el diseño.

La feria mundia de Londres en 1851 tenia una zona de mobiliario
La Feria Mundial de Londres (1851), el apartado de mobiliario

En 1851, la silla de oficina se presentó a un público más amplio durante la Gran Exposición de Londres. 

Desde entonces, los diseños de sillas de oficina han seguido evolucionando mientras siguen trabajando hacia el mismo objetivo: proporcionar un lugar cómodo para sentarse y trabajar.

Innovaciones de diseño de sillas de oficina

Las fotos de las primeras sillas de oficina, como la Centripetal, no son tan diferentes a las versiones más modernas. Incluso los primeros modelos incorporaban un asiento giratorio y ruedas. 

Muchos de ellos también venían con ciertas características ajustables que permitían una cierta personalización basada en las necesidades del usuario individual. 

Aunque estas sillas eran funcionales, no eran tan atractivas visualmente. Por lo general, solo estaban cubiertas de diferentes tonos de negro y gris hasta principios de la década de 1970, cuando la silla de oficina se hizo un cambio de imagen.

Introducción del diseño ergonómico para sillas de oficina

La silla de oficina de Frank Lloyd Wright

Muchos señalan al diseño de Frank Lloyd Wright en 1904 como la primera silla ergonómica (desde nuestra perspectiva actual, es mucho decir). Este aparato de «tortura» ignoraba la comodidad y otros factor humano. Pero su incorporación novedosa fue un sistema para ajustar la altura de la silla… y que el asiento estaba almohadillado.

Frank Lloyd Wright diseñó una silla casi escultórica, pero muy incómoda

Wright incluso diseñó una silla aún menos cómoda para secretarias, que sólo tenia tres patas y que se la conocía como la «silla suicida».

En 1968, el alemán Wilfred Dauphin, fue contratado por una compañía británica para investigar sobre el impacto del ordenador en los requerimientos de los muebles de oficina. Debido a que la empresa no logró implementar sus ideas, él y su esposa fundaron su propia empresa (Dauphin) en el garaje de su casa. 

Dauphin creó la primera silla ergonómica, un silla simple que permitía a la persona que la usaba ajustar el respaldo y la altura del asiento. El mercado para estas sillas cómodas y ajustables creció en Alemania diseminándose por Europa y luego en los Estados Unidos.

El diseñador Ettore Sottsass estaba trabajando para el fabricante italiano Olivetti cuando decidió que la oficina necesitaba un toque de color. Incorporó rojos brillantes, amarillos y morados en una variedad de diferentes grapas de oficina, como sillas, escritorios y máquinas de escribir. 

El diseñador Sottsass fue el primero en añadir color
sillas Mandarin (I) y Side (D) de Ettore Sottsas

Si bien esta tendencia no sobrevivió más allá de los años 70, ayudó a inyectar al mundo de los muebles de oficina con un poco de diversión y creatividad.

El año 1976 marcó la próxima gran evolución en las sillas de oficina. Esta fue la primera vez que los diseñadores realmente comenzaron a pensar en la salud y el bienestar del trabajador en lugar de simplemente ver la silla como una herramienta de productividad que en última instancia benefició al negocio. 

Ergon de Herman Miller se considera la primera silla de oficina ergonómica

La silla Ergon, de Herman Miller, diseñada por Bill Stumpf, estaba destinada a aumentar el flujo sanguíneo a las piernas y proporcionar soporte espinal. También incorporó características más ajustables para crear una experiencia de confort más individualizada. Los diseñadores finalmente estaban teniendo en cuenta cuánto tiempo pasaba el trabajador moderno sentado y tratando de mejorar la funcionalidad a través de diseños ergonómicos.

Aeron de Herman Miller es la silla ergonómica por excelencia.
Silla Aeron de Herman Miller

Finalmente, la silla de oficina regresó a sus raíces romanas y una vez más se convirtió en un símbolo de estatus. Solo los ejecutivos más altos y/o las empresas exitosas invirtieron en costosas sillas de oficina ergonómicas. 

En 1994, se introdujo la todavía omnipresente silla Aeron con un respaldo de malla.

Después de que la burbuja .com estalló y Estados Unidos entró en la Gran Recesión, las sillas de oficina se volvieron más amigables económica y ecológicamente. 

A partir de 2010, los fabricantes comenzaron a producir sillas menos costosas que requieren menos piezas móviles y dejan una huella de carbono mínima.

El futuro de la silla de oficina

A pesar del hecho de que más personas que nunca trabajan en un entorno de oficina que requiere largos períodos de sentarse en un escritorio, el futuro de la silla de oficina es más incierto que nunca.

A medida que las personas se vuelven más conscientes de las consecuencias de un estilo de vida sedentario y se sientan sentadas durante ocho horas al día, las empresas tienen que evaluar cómo permitir que sus trabajadores hagan pausas cada cierto tiempo que les permitan variar de posturas.

Desde una mala postura y problemas de pensamiento hasta el daño a los órganos y los huesos blandos, sentarse durante demasiado tiempo y sentarse incorrectamente conlleva una amplia gama de posibles efectos secundarios. 

En el futuro, es probable que la silla de oficina vuelva a ser más una herramienta para la productividad que un lugar donde pasamos la mayor parte de nuestras horas de vigilia.

close

¡No te pierdas nada!

Ofertas, noticias, artículos...

¡No enviamos spam!

Lee más en nuestra política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies