#HermanMiller Authorised Dealer Partner Spain Naugthone – Colebrook Bosson Saunders – Maars Living Walls – Famo – Offecct – Caimi Brevetti – #Vitra

Madrid +34 914 917 667
Barcelona +34 633 033 885
distritohm@distritohm.com

SHOWROOM
Calle Albasanz, 15
Edificio A, Planta Baja
Madrid, 28037

Distrito HM

Ray Eames, una gran mujer ocultada tras un apellido

‘Ray’  Bernice Alexandra Kaiser era una mujer pequeña con los ojos muy abiertos. Le gustaba jugar con las formas y los tamaños, pero sobre todo, le gustaba jugar con los colores. Aprendió que se podía ser divertida y, al mismo tiempo, meticulosa. Para ella, todo lo que le rodeaba, papeles, paredes, techos, muebles, trajes, edificios… todo era un lienzo sobre el que trabajar, sobre el que divertirse. Porque para Ray, el color era el símbolo de una época. Una que llegaría tras la guerra.

Ray nació en Sacramento, California, un 15 de diciembre de 1912. Su nombre era Bernice Kaiser pero de pequeña todos la llamaban Ray. Su padre dirigía un teatro de vaudeville en la ciudad, y ella desde pequeña descubrió su pasión por construir marionetas y dibujar. En el Instituto decoraba los escenarios de la Escuela de Baile y formaba parte del Club de Arte. Estudió en el May Friend Bennett Women’s College de Millbrook, en el estado de Nueva York.
En 1933 viajó a Manhattan donde estudió pintura abstracta con Hans Hofmann. En 1936, fue una de las fundadoras del grupo American Abstract Artists y tuvo la oportunidad de exponer sus obras un año después en el Riverside Museum de Nueva York.
A finales de los años 30, cuando vivía sola en Nueva York dedicada a su pintura, su madre se puso gravemente enferma y lo dejó todo para volver a California a cuidarla. Cuando su madre murió, en 1940, ella tenía entonces 28 años. Un amigo arquitecto le dio la idea de estudiar en la Cranbrook Academy of Art en Michigan, donde expandió su conocimiento sobre otros campos creativos .

Fue allí donde se cruzó en su vida por primera vez con Charles Eames. Él era su profesor, estaba casado y tenían una hija, Lucia, que había nacido en 1930. Pero el flechazo debió de ser intenso porque a los pocos meses, Charles le envió una carta con el dibujo de una mano que decía: «Soy un hombre de treinta y cuatro años (casi) y vuelvo a estar soltero y en la ruina. ¿Cuál crees que es la talla de ese dedo anular?». 

Charles se divorció y se trasladó a California para casarse con Ray y formar uno de los dúos creativos más importante de la historia del diseño, los Eames. Ray y Charles se casaron y se establecieron en Los Ángeles. Era 1941 y apenas faltaban unos meses para que los Estados Unidos respondiesen al ataque a Pearl Harbor entrando de lleno en la Segunda Guerra Mundial.
Aunque la creatividad de la pareja está reconocida, Ray a menudo es omitida de la autoría de la obra común. Pero todo era trabajo conjunto. Todo lo que hicieron lo hicieron juntos. Aunque hablaba él y salía él, utilizaba los pronombres «nosotros», los verbos en plural y la mayoría de las fotos que se conocen del diseñador las comparte con ella. «Una alianza equitativa y total», así describió su colaboración con su esposa.
“No es lo mismo cuando yo hablo”, dijo Ray en una entrevista en 1977. “Charles tiene una manera de explicar las cosas que hace que la gente le preste atención”. Ray era muy tímida pero una incansable trabajadora.“Todo lo que yo hago , Ray puede hacerlo mejor” solía decir Charles sobre su mujer.

La complicidad de los Eames parecía invencible. Juntos consiguieron unos cuantos hitos del diseño que forman parte de nuestra conciencia cultural compartida. Suyas son (a medias, de los dos) las sillas más icónicas, como la DAR, la DSR, la DSX, la DAW, la DAX. El trabajo con Herman Miller produjo sin duda una de las piezas más conocidas es el sillón Eames Lounge de madera y cuero. También hicieron el perchero Hang it All, tan ampliamente copiado, su maravilloso elefante para niños, su radio, su pajarito-escultura, su Wire Chair … La lista es infinita y por suerte en su gran mayoría disponible en Herman Miller.
En 1949, diseñaron las Case Study Houses gracias a la revista Arts & Architecture, donde Ray, incansable, trabajaba además como ilustradora de portadas. Una casa era para el arquitecto John Entenza pero la otra es su icónica Eames House, al lado del Pacífico, en California, donde discurrieron las últimas décadas de sus vidas.
Robert Probst, Alexander Girard, George Nelson, DJ De Pree, Charles y Ray Eames.

Robert Probst, Alexander Girard, George Nelson, DJ De Pree, Charles y Ray Eames, departamento de diseño de Herman Miller

En los años 50, el matrimonio siguió trabajando en arquitectura y diseño de muebles. En muchas ocasiones se mostraron pioneros en la utilización de nuevas técnicas, como la fibra de vidrio o la resina plástica en la fabricación de sillas.

También se encargaron de realizar numerosas exposiciones. La primera de ellas«Matemáticas, un mundo de número y más allá» (1961) aún sigue siendo considerada como un modelo de exposición científica de carácter popular.

Charles empezó a mostrar más interés por la fotografía y la producción de cortometrajes. La vida más íntima de esta pareja genial y creativa naufragó porque, según explican sus amigos y familiares, él llevó hasta el final su lema “tómate tus placeres en serio” . En 1975, Charles se enamoró de la joven cineasta e historiadora Judith Weschler.
Ray Eames se sintió profundamente herida porque amaba aún más lo que significaban los Eames como pareja y como equipo. Amaba su estudio, su casa, sus fotografías. Amaba lo que eran y no podía soportar la destrucción de un concepto.
Ray Eames murió en Los Ángeles en 1988, diez años después de Charles. Diez años después, el mismo día de agosto en el que lo había hecho él. Parecía querer cerrar el círculo y seguir contribuyendo así al mito de su matrimonio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies