#HermanMiller Associate Dealer Spain Naugthone – Colebrook Bosson Saunders – Maars Living Walls – Famo – Offecct – Caimi Brevetti – #Vitra

Madrid +34 914 917 667
Barcelona +34 633 033 885
distritohm@distritohm.com

SHOWROOM
Calle Albasanz, 15
Edificio A, Planta Baja
Madrid, 28037

Distrito HM

¿Qué tal la vuelta a la oficina? Qué esperan los trabajadores

La eliminación progresiva de las restricciones a la movilidad provocada por la pandemia de la COVID, y la disminución de los periodos de cuarentena, tanto cuando alguien se infecta como los de aquellos que tuvieron contacto con el infectado están permitiendo que, progresivamente, los trabajadores vuelvan a la oficina.

Sin embargo, este periodo de trabajo en remoto ha permitido que los trabajadores sean conscientes de las condiciones que más valoran a la hora de trabajar y qué cosas les hacen infelices en la vuelta a la oficina.

La reconquista del espacio

vuelta al trabajo en la oficina

Durante décadas, escudados en la productividad y la optimización del espacio, el espacio de trabajo (así como la privacidad) de los empleados se ha ido reduciendo, hasta la implantación de los “hot desks”, mesas compartidas que no se pueden personalizar y que, cuando un empleado las deja tienen que quedar completamente despejadas para que el siguiente pueda aprovecharlas.

Según algunos estudios, en 1990, las oficinas dedicaban un espacio de 32 m2 por empleado. En 2020 ese espacio se había reducido a 18,21 m2.

Sin embargo, la era del “work from home”, el teletrabajo, etc. la vuelta a la oficina nos ha recordado a todos que trabajar rodeado de paisajes agradables, fotos de personas que nos importan o adornos que tienen significado para nosotros también son elementos importantes del bienestar en el trabajo.

Esto, sumado a que las necesidades de mantener distancias no desaparecerán durante mucho tiempo, está llamado a producir una reinvención del área de trabajo personal, especialmente para aquellos que ocupan a diario el mismo espacio.

Podríamos llamarlo des-densificación.

El trabajo híbrido

Trabajar desde casa

En estos momentos parece claro que uno de los efectos definitivos y permanentes de la pandemia es la ruptura de la uniformidad en cuanto a lo que se entiende por “ir al trabajo”.

Durante décadas, el trabajo remoto estuvo asociado a empresas punteras, vanguardistas y altamente tecnificadas. 

Pensar que alguien pueda trabajar cuando mejor le convenga, sean las diez de la mañana o las dos de la madrugada, o que pueda jugar un partido de tenis a las doce de la mañana (o unos hoyos de golf, si se prefiere) era visto casi como una extravagancia propia de millonarios.

En estos momentos, superada la improvisación provocada por la invasión de un virus asesino desconocido, todas las empresas están evaluando en la vuelta a la oficina cuál será la mejor forma de mantener la productividad al tiempo que se estimula positivamente el ánimo de los empleados.

Incluso estas soluciones pueden variar según los departamentos de la propia empresa. Unos podrán seguir mayoritariamente en remoto, otros tendrán que volver a su mesa de trabajo habitual pero una gran masa estará situada en la zona gris del trabajo híbrido.

Ya sea uno, dos, tres… o a discreción del trabajador, la mayoría de las empresas contemplan combinar formas de trabajo remoto con formas de trabajo presencial.

Esto tendrá el efecto no sólo de que haya menos gente habitualmente en las oficinas sino que, como consecuencia, habrá más espacio disponible para aquellos que estén en el edificio.

¿Qué pasará con las oficinas?

La vuelta a la oficina tiene que ofrecer más espacio personal

Aunque, como decimos, esa menor densidad de trabajadores liberará espacio para que los presentes puedan tener más espacio personal, es probable que en muchos casos, una vez se consolide la nueva rutina, las empresas necesiten menos espacio.

Por ejemplo, mientras que al principio de la pandemia, en Agosto de 2020, según una encuesta realizada KPMG, el 69% de los CEOs decían que planeaban reducir el espacio de sus oficinas, en Marzo de 2021, sólo el 17% mantenían su previsión de reducción.

La vuelta a la oficina 

Lo cierto es que tanto los nuevos hábitos de trabajo como la mayor disponibilidad de espacios ofrecen una oportunidad magnífica de rediseñar las oficinas prestando atención a aspectos que hasta el momento habían ido cayendo puestos en la lista de prioridades, como la satisfacción y comodidad de los empleados, la optimización de flujos de trabajo, la multifuncionalidad de los puestos de trabajo, etc.

Aquellas empresas que atiendan a las preferencias de sus trabajadores a la hora de ir o no a la oficina, y si van, que tengan un espacio cómodo y confortable, que puedan personalizar para su propia satisfacción, gozarán de una ventaja competitiva que puede ser crucial para conseguir talento proveniente de otras empresas menos flexibles.

close

¡No te pierdas nada!

Ofertas, noticias, artículos...

¡No enviamos spam!

Lee más en nuestra política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies